Muchacho inquieto

Hola

Que raro verme por aquí dos veces en semana, diréis. Y que lo digas!. Pero es que estoy aprovechando un momento para ponerme a escribir en el blog…

Con respecto al nombre del post. Pues sencillo… Esta mañana… no tan mañana, sino cerca del mediodía ( es que sí que sois puntillosos Xd) me he ido con la familia a una terraza. Que lo que más me gusta es porque me dan unas patatas. Dicen en broma, tenemos que decir al camarero que las patatas son para ti. Pero y qué? vosotros bebéis no sé líquidos, y yo me quedo a palo seco. No os parece justo que también aproveche las salidas a la terraza. … En fin, a lo que iba, que de tanto dar vueltas a la silla en la que me atan para no tener la correa todo el día en la mano… he acabado tan enredado que no me podía mover.( sí, sí… ya sé que la culpa es de un servidor, pero es que no se puede tener a alguien atado a una silla, yo también necesito moverme… ) y tan enredado estaba, que no había manera de quitarme… incluso, el amable camarero ha venido a echar una mano… pero uf!! lo que les ha costado a mis parientes.Perdón, perdón…

Y raro en mí, he aceptado una de las patatas que “han pedido para mí” ( como suelen decir xD) , de la mano del camarero. Sí, de pequeño cogería todo lo que hubiera en el suelo… que he mejorado, y ya casi no cojo nada… pero de las manos ajenas no cojo nada.

Son

Anuncios